Principios del Taekwon-Do

Los Principios del Taekwon-Do deben servir de guía para todos los estudiantes.

Cortesía: El practicante debe intentar poner en practica los siguientes conceptos:

1) Promover el espíritu de mutua concesión.

2) Ser cortes con todos.

3) Avergonzarse de un vicio despreciable.

4) Alentar con sentido de justicia.

5) Distinguir al Instructor del Practicante. Y al mayor del joven o niño.

Integridad: Obrar con rectitud y justicia.

-El instructor con su persona es quien representa el arte, las técnicas y a sus practicantes de la falta de conocimiento y apatia

– El practicante es quien representa y asegura la enseñanza impartida

No es Integro:

-El Instructor con mentiras pretende comprar a sus practicantes.

-El practicante que pretende comprar al instructor.

-El practicante que pelee con malas intenciones o utilice argucias de cualquier tipo para ganar de forma ilegitima.

-El instructor que enseñe o promueva el arte únicamente para ganancias materiales.

Perseverancia: Es de fundamental importancia poseer perseverancia para poder asistir a cada dificultad que se nos presente y así poder avanzar hacia nuestros objetivos. Hay un viejo Proverbio oriental que se hace referencia: “Felicidad y Prosperidad se verán en la persona paciente. el que persevera y es tenaz hasta el final es capaz de ser libre”.

Autocontrol: Este principio es muy importante para uno mismo, como manejarse bien con los demás. un buen instructor debe saber conducir a un practicante hasta su limite máximo de su potencialidad, manteniendo el control sobre la agresividad, de manera que un practicante agresivo y uno tranquilo puedan practicar y combatir sin tener ningún tipo de problemas ni altercados. La cantidad de energía que uno dispone para efectuar un trabajo determinado también tiene que ver con el autocontrol. si la energía es mucha o poca falla el principio.

Espíritu Indomable: El Taekwon-Do debe practicarse con convicción y los practicantes deben ser serios y honestos. deben manejarse dentro de los principios del Taekwon-Do y procurar que estos rijan su vida. No dejar que nada los quebrante, tener un espíritu indómito para luchar, en el caso de ser necesario y estar siempre del lado de la justicia y la libertad.